El estrés laboral: Motivos y cómo llevarlo lo mejor posible

No es una enfermedad, pero si se mantiene de manera intensa y continuada, puede provocar problemas de salud física y mental: ansiedad, depresión, enfermedades cardíacas, gastrointestinales y musculo-esqueléticas.

Existen diferentes formas de prevenir el estrés pero estas pueden ser aplicadas de diferente manera a cada individuo.

Un aspecto muy importante que es necesario mencionar es la necesidad de cambiar los estilos de vida rutinarios y la de incorporar nuevos hábitos (siempre hay un hueco para hacerse un buen masaje), que muchas veces son muy sencillos pero pueden dar solución a importantes problemas de salud física y mental originados por el estrés.

Sin embargo, estos hábitos deben realizarse de manera recurrente para obtener buenos resultados.

Actualmente, el estrés se identifica como uno de los riesgos laborales emergentes más importantes. Estudios realizados en la Unión Europea sugieren que entre el 50% y el 60% del total de los días laborales perdidos están vinculado al estrés.

Muchos de estos trabajos coinciden en que el estrés se debe a un desajuste entre los individuos y las condiciones de trabajo (inseguridad laboral, tipo de contratación, horarios), la tarea (trabajo escaso o excesivo, monotonía, ciclos de trabajo breves o sin sentido, plazos de entrega ajustados, presión en el tiempo de ejecución) y la organización de la empresa (ambigüedad en la definición de funciones, poco apoyo en la resolución de problemas, ausencia de sistemas de comunicación y participación).

Las medidas preventivas se refieren a las causas relacionadas con la tarea y la organización del trabajo, sin profundizar en otros generadores de estrés.

Conviene destacar que las intervenciones planteadas son cambios sencillos que afectan la organización del trabajo y que el éxito de su implantación depende, en gran medida, de la iniciativa, la participación y el compromiso de todos los integrantes de la empresa.

La mejor técnica para evitar caer en situaciones estresantes es evitar de manera eficaz todo lo que nos lleva a desequilibrios emocionales.

El tratamiento de las enfermedades por estrés laboral deberá ser preventivo y lograrse ejerciendo acciones necesarias para modificar los procesos causales utilizando criterios organizacionales y personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *